lunes

Microrrelato sin título













El día había sido difícil y para despejarnos un poco, fuimos a tomar un trago y charlar. Comenzamos con trabajo y sin saber cómo pasamos a lo que nos gustaba y lo que no y a nuestra opinión sobre algunas cosas de la vida. Hacía rato que nos mirábamos en distancia corta, pero fue cuando me dijo esto, que le vi realmente:

— "Dentro de cada uno de nosotros existe un ángel y un demonio y sus voces son similares. Ante la dificultad, el demonio alimenta esta conversación solitaria, intentando demostrarnos lo vulnerables que somos. El ángel necesita la boca de otra persona para manifestarse".

Me quedé mirando la suya.


1 comentario:

Sandra Roca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.