miércoles

©La búsqueda


                                                                    Benito Lertxundi


— Por todo el Planeta, no solo por Europa —le dije un poco mosqueado

— No es que no te entienda, pero parece una locura. ¿Lo has pensado bien? —preguntó preocupado

Había preparado aquella aventura durante años, era mi jefe y le pedí que me conservara el trabajo. Finalmente pactamos que él mantendría mi puesto y yo haría buenas fotografías de los lugares que iba a recorrer. 

El 15 de abril salí del garaje, miré la calle desierta, puse un pie en el pedal de la bici y partí en busca de mí mismo.