miércoles

© No pretendas gustar a todo el mundo












Un día, de pronto, te preguntas qué estás haciendo. Mejor dicho, para quién hablas. Porque sabes perfectamente que estás haciendo lo que te gusta hacer y lo haces honestamente. Tú tienes tus opiniones y tratas de compartirlas con otros, exactamente como hacen ellos compartiendo las suyas contigo.
Luego cuál es el problema. 






No hay comentarios: