viernes

© El juego de la vida










Durante un tiempo la vida le pareció un juego y se convirtió en un experto en jugarlo. Todo le resultaba divertido, todo se le daba bien. Le gustaba su trabajo, le había costado un poco llegar a donde había llegado, pero conocía los trucos y como no le importaban los demás, los había puesto en práctica sin preocuparle quien caía a su paso. Tenía exito con las mujeres pero a él le gustaban todas.

La vida es un viaje de ida y vuelta, con algunas paradas entre medias. En ese trayecto algo bueno y algo malo debe suceder. Claro que él no pensaba en ello. No quería saber.  Por eso aquella enfermedad le pilló de sorpresa; quien podía imaginar que iba a pasarle a él, tan lleno de vida. 

Lo pasó mal, fue largo y doloroso y tuvo la oportunidad de sentir que no tenía amigos.
También le dio tiempo a pensar. No hay moraleja en su historia, siguió con su vida, siguió jugando, pero ahora el juego era distinto. Y él también.

R.G.P.


No hay comentarios: