lunes

Nuestros ancestros





Este era el aspecto de los europeos hace 7000 años. Aún no habían sufrido la mutación que ahora nos permite digerir los cereales ni la leche, más allá de la lactancia. Eran carnívoros. Sin embargo, sus iris ya habían mutado. El color azul de ojos, aun sin suponer ninguna ventaja sobre el pardo, se extendió de forma masiva entre los individuos del paleolítico. Nuestros abuelos eran oscuros de piel, casi negros, pero de ojos claros.
Estas cosas y más son las que cuenta el genoma de “Braña 1”, un cazador del mesolítico que nos ha dejado como regalo su secuencia genética completa.
http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature12960.html