Seguidores

miércoles

¿Existen los unicornios?






Según cuentan las viejas leyendas, existieron en los viejos tiempos, cuando el mundo era aún joven, limpio y libre. Los pequeños caballos dorados cabalgaban alegremente por los campos llenos de jugosa hierba, eran muy respetados por los hombres y los demás animales, porque se rumoreaba que eran mágicos. Su magia era limpia y traía siempre buena suerte. Cuando comenzó a rumorearse que parte de esa magia, la más importante, residía en el precioso cuerno que crecía en su frente, las cosas empezaron a ponerse difíciles para ellos.

Durante mucho tiempo pudieron vivir relativamente tranquilos, aprendieron a huir de los hombres y a retirarse a lo más profundo de los bosques. Pero llegó el día en que los habitantes del mundo habían fabricado armas tan mortíferas que les costaba mucho escapar a su persecución.

Por esta razón y porque vivían con miedo de ser atrapados, fueron replegándose a una zona, la más alejada, donde nunca irían los hombres. Pero un día Rylovi, el pequeño unicornio, travieso y lleno de curiosidad, se alejó tanto que acabó perdiéndose. Cuando sus padres se dieron cuenta, muy apurados pidieron a sus hermanos que les ayudaran a buscarle.

De mientras Jonás había visto a Rylovi mirando asustado de un lado a otro y se dio cuenta de que estaba perdido. Pasado los primeros momento, el pequeño unicornio decidió confiar en aquel niño, porque se parecía a él. Jonás lo llevó a su casa y lo enseñó a todos sus amigos en el pueblo. Y claro, lo vieron los padres y después de hablar mucho decidieron que debía haber más no demasiado lejos y salieron a buscarlos.

Dicen los que saben de esto de las leyendas que los aldeanos mataron a todos los unicornios y luego utilizaron sus cuernos mágicos para hacer pócimas y unguentos. Y así desaparecieron todos. Bueno, todos no, porque Rylovi vivió siempre con su amigo Jonás y cuando ambos se hicieron mayores, el caballito decidió marcharse pues no olvidaba que los hombres ambicionaban su cuerno y que el suyo había crecido mucho con los años.

Por eso dicen que a veces se ven unicornios por los montes más frondosos, pero yo no sé si esto será verdad o solo imaginaciones de gente fantasiosa.




©Rosa García
 



1 comentario:

Luis dijo...

La fantasía es una virtud de la que tu , afortunadamente, gozas plenamente