miércoles






Imagen del blog Divervo




No suelo ser de las que se entretienen mucho mirando atrás. Lo he ido haciendo a lo largo de la vida poco a poco, cuando aún recordaba las cosas tal como eran. He comprendido cuales fueron buenas, regulares o malas, incluso muy buenas o muy malas. Y ya está. Si vuelvo mucho a ello confundiré mi deseo de ver lo malo como bueno y puede que olvide que hubo mucho bueno entre lo malo.

Tampoco miro al futuro más allá de lo que pienso que puedo controlar para ordenar mi vida. ¿Quién sabe? Yo ya sé que el futuro puede acabarse en cinco minutos del presente y no podré evitarlo.

No es fácil vivir el presente, ni ahora ni nunca. Ahora es Rajoy y la prima de riesgo, que no la de Riesgo, Ayer era el ínclito Caudillo o el contubernio judeo  masónico. ¿Qué puedo hacer yo contra esas ambigüedades con las que disfrazan los poderosos su bota sobre mis costillas?

Ha llovido esta noche y puede que aún llueva hoy. Busco el mar y el olor de la tierra mojada y el salitre. Busco a mi perro y nos damos un paseo. Me mira con amor, me quiere. Y libero mi cabeza de todo lo demás. Esto si puedo controlarlo yo.. de casi todo lo demás somos juguetes en manos de... quién sabe quién o qué.

1 comentario:

Luis dijo...

utilizo la frase de tu siguiente post

How to get to Rosa