jueves

!...Cuatrocientos mil eeeeeurooooos!

Imagen del blog Historia Urbana de Madrid



Este día tiene un rincón especial en mis recuerdos. Era el primero de las vacaciones y en la cocina de mi casa ya se sentían aromas de fiesta. El caldo hervía en la olla despacito porque, según me decían, así estaba más rico luego. Preparaban comidas, planchaban o limpiaban la vajilla y charlaban de las últimas novedades, de vez en cuando mi madre acompañaba con sus canticos algún villancico que ponían en la radio y de pronto comenzaba el milagro que convertía un día cualquiera en uno de Navidad:
-Cuatro mil setecientos sesenta y dos …… ¡cuarenta miiiiiiil pesetaaaaaaas!
¡Cuántas ilusiones y esperanzas! Durante un mes todo el mundo podía soñar que le tocaría la lotería y podría resolver sus problemas económicos, o se permitiría el lujo (entonces lo era) de irse de viaje a algún lugar remoto. Los regalos de Reyes serían mejores, ayudarían a los hijos a emanciparse… etc. Todo era posible en ese sueño inconsistente de que nos iba a tocar el gordo, aunque solo tuvieras una participación de 25 pesetas y dos de ellas  fueran para las Misiones.
Algunos podrían llevar sus sueños a la realidad, los más, continuarían con su vida de todos los días, pero armados ahora de un filón de buenos deseos y convencidos de que la mejor lotería que podía tocarte era una buena salud.
Nada ha cambiado, aunque todo parezca diferente; los niños aún tienen clase hoy, pero esperan ilusionados los regalos de Papá Noel, Olentzero y algunos aun los que les traerán los Reyes, Las madres siguen preparando caldo, aunque tengan que hacerlo a las 12 de la noche, después de un duro día en la oficina. Y los abuelos, de vez en cuando, les cantarán un villancico a los nietos para que no se olviden del todo de nuestras tradiciones y sepan que los aitites aún recuerdan cantar. Serán ellos los que, a lo mejor, aún pongan la radio a ver si siguen cantando aquello de:
-¡Treinta mil ochocientos ochenta y dos! ….. Cuatrocientos mil eeeeeeeuroooos!

No hay comentarios: