jueves

Otra clase de vida


"La vejez comienza cuando el recuerdo es mayor que la esperanza".


Ricardo observaba atentamente el techo, le costaba mirar a Paula porque él aún sentía pudor y vergüenza. Ella, con mucha paciencia, le pedía que abriera las piernas y también que se volteara a derecha y a izquierda. Delicadamente pasaba la esponja por sus genitales, tomaba su pene con la mano y le secaba muy bien con una toalla suave, luego le untaba de crema y finalmente le ponía el dodoti.

Recordaba perfectamente el tacto de una mano de mujer en aquellos lugares, también las agradables sensaciónes que sentía entonces. Para no pensar en otra cosa dejó que su imaginación volviera, una vez más, al pasado y eso aún le puso más nervioso y triste. Aquella muchacha jamás sabría cuánta vergüenza pasaba cada vez que venía a ponerle seco.

No hay comentarios: