miércoles

ELLA...... Yo tenía una ....






Con la falda pantalón y el salacót, porque el calor aprieta, baja calle abajo intentando sortear los coches y mirando el reloj de reojo. Los niños pelean entre ellos por cualquier cosa, deja que la brisa acaricie su cara y observa el sol que hace brillar la sabana. Los niños le dan un beso y entran en el colegio. Parada en el semáforo de turno recuerda su corazón acelerado cuando posaba su mano en su espalda y la apretaba contra su pecho. Con la suya sobre los ojos mira a lo lejos, al horizonte por donde espera que aparezca y se siente a su lado y ella le cuente historias que lo retengan.

Un día cansado y largo. Espera en el sofá, los niños duermen. Y él no llega. Añora las veladas de confidencias y discretas promesas que erizan su piel esperando ver que los niños no se despiertan. Un trago largo bebido a pequeños sorbos, saboreando, la luz a medias y su mano redescubriendo su cintura, despertando el deseo, urgiendo la piel.

Se fue por la mañana, tomó su avioneta e inició el día con un beso distraído y un llegaré tarde, no me esperes, tengo mucho trabajo. Lo ve volando intentando alcanzar las nubes y presiente que aunque vuelva ya se habrá ido.

Nada se parece a las películas, nada.

1 comentario:

montse dijo...

Impactante la frase final. Por la certeza que encierra. Algo que algunos olvidamos a pesar de lo obvio.