domingo

Salida nocturna





 Hace un tiempo que, por razones que la razón no alcanza a comprender, no salía a tomar una copa a la noche. Y no vayáis a creer que era noche., noche, sino solo esa hora mágica que viene después de la hora bruja. Habíamos ido al cine y después a picar algo porque tenemos la mala costumbre de cenar y luego, como la noche estaba bonita, pensamos que un gintonic nos podría sentar bien. Nos quedamos por la zona donde habíamos visto la película. Puede que sea por eso, quiero pensar que fue por eso, seguro que sucedió por que era esa zona.

El caso es que entramos en un local con un aspecto de esos minimalista y de colores brillantes en los equipamientos, muy bonito de ver, de esos que entras y sientes que eres la ostia de moderno, que te has transformado en una de esas mujeres morenazas, musculadas y con botas hasta la ingle y minifalda… total que entramos allí y pedimos nuestra copa larga pensando en tomarla despacito, mirar, oír, oler y entre trago y trago charlar de lo que veíamos, olíamos y oíamos.

A los dos minutos empecé a sentir un hormigueo por todo el cuerpo y no era del gin, aunque hacía tiempo que no lo probaba; no sabría decir lo que era hasta que vi que nos miraban de reojo, no uno, ni dos, casi todos los presentes. ¡Por Dios! Pensé, debo haber olvidado subirme la cremallera de la falda y se me está cayendo. O algo peor, tengo una araña en el pelo… Pero luego me fijé más y me di cuenta de que en aquel lugar todo era jóvenes modernos de esos fashion, a la ultimísima  que dicen muchas veces Uyss!! chica, sabesss, mi jefe me adoraaaa  ….

Un rayo de luz se hizo en mi cabeza, animé a tomarnos el trago rápidamente, aunque luego yo iba un poco achispada, y nos fuimos a casa. Porque he descubierto que ya no hay sitio para mí en la noche de esta ciudad y que debe ser así desde que cumplí los cuarenta y tantos, hace ya algún tiempo y no me había percatado de ello.

Ahora, eso sí, como me apetezca tomar un gintonic otra vez, o hacer cualquier otra cosa, lo haré, me miren como me miren, pero si puedo y lo hay, buscaré otro sitio.

No hay comentarios: