lunes

Paradigma



Los científicos se reunieron para poner en práctica un experimento:

Encerraron a cinco monos en una habitación, en medio colocaron una escalera
y sobre ella un racimo de plátanos. Después de un rato uno de los monos decidió subir la escalera y coger un plátano, en ese momento un chorro de agua fría cayó sobre los otros cuatro monos. Eso mismo sucedió unas cuantas veces y así al cabo cada vez que un mono se acercaba a la escalera, los demás le atizaban para que no lo hiciera.

Después de unos días cambiaron a un mono por otro nuevo, lógicamente lo primero que hizo el recién llegado fue intentar subir la escalera, pero todos los demás monos se lanzaron sobre él y le dieron unos golpes. Enseguida el novato había aprendido la lección.

Volvieron a sacar a otro de los monos veteranos y entró uno nuevo. Rápidamente se fue a por los plátanos y todos los demás, incluido el último llegado se lanzaron sobre el y le dieron unos golpes.

Poco a poco fueron cambiando un mono tras otro hasta que acabaron cambiando a todos los antiguos y solo quedaron los nuevos, que seguían actuando de la misma manera sin saber porqué lo hacían. Ninguno de ellos había recibido la ducha de agua fría al tomar los plátanos, pero se peleaban con quien intentara hacerlo como sí les hubiera sucedido. Así que ningún mono pudo llegar nunca a los plátanos.

Si se pudiera preguntar a estos monos porqué se comportaban así responderían:

“No sé, aquí las cosas siempre se han hecho así”

¿Te suena este “razonamiento”?

3 comentarios:

montse dijo...

Esto me trae a la memoria aquello de Ház lo que digo y no lo que hago. Las dos tienen en común el Actúa sin pensar.

Luis dijo...

Rosg va mas lejos , tiene que ver con una situación concreta que se da en estos momentos en una parte de la geografia hispana, o no?

montse dijo...

¿Solo en una parte de la geografía hispana? Yo diría que esa actitud es reconocida mundialmente y se practica en muchos sitios.