martes

El lifting


Yo creo que ya he hablado de este sitio alguna vez; el otro día fuí al teatro, a uno de mi ciudad que durante años estuvo cerrado esperando a que le tocara el turno de ser modernizado. Era así como lo veis en esa foto, precioso por fuera y por dentro, los vecinos le llamábamos la bombonera, pequeño y cálido.

Por fin le tocó el turno y empezaron a hacerle el lifting y así ha quedado:


Moderno, clásico, ni una cosa ni la otra, pero reconozco que está bonito y sobre todo que está abierto y lleno de vida cultural. Y yo pensaba mientras empezaba el espectáculo que hay cosas viejas y cosas antiguas y que las viejas casi siempre no tienen arreglo porque, o las echas abajo y vuelves a empezar o siempre tienen alguna cosa que no funciona. Las antiguas suelen arreglarse con más cuidado, se tiran y se vuelven a hacer pero se conserva lo que merece la pena. En fin! que hay que ser antiguo y no viejo.


Y como tenía tiempo pensaba también que, en realidad, no sucede lo mismo con las personas. A medida que envejecemos algunos comienzan a hacerse lifting para volver al esplendor de otros tiempos, y tambien unos son viejos y otros antiguos, solo que en las personas ser viejo es ser mayor y ser antiguo es no haber evolucionado, haberse quedado anclado al pasado. ¿Se podrá hacer lifting también a esto?

1 comentario:

montse dijo...

Sigue siendo precioso. Diferente; pero precioso. Mejor un lifting renovador que dejar que se agriete cayendo en el olvido.