domingo

Noche helada


(Imagen del blog Por una cierta mirada)

Envueltos en nubes de desilusiones, en las calles mojadas y frías se movían los pesares de tantos y tantos que no encontraban consuelo. Los huecos oscuros de los edificios eran refugio escaso para tanto dolor y la noche continuaba su camino como si nada fuera con ella, de esa manera despreocupada en que suelen desplazarse las noches hacia la claridad helada del amanecer.

No hay comentarios: