sábado

¿Porqué no?





Los pequeños detalles; todo el mundo habla de ellos y asegura que son fundamentales para hacernos la vida agradable. Hay muchos pequeños detalles que podemos tener con los demás sin demasiado esfuerzo, apenas sin darnos cuenta.

Tengo que llamar a Juana, el otro día parecía triste. Le llevaré a mi madre un poco del pastel de pescado, le gusta mucho. Seguro que a Juanito le gustaría cenar una pizza esta noche. Roberto no entiende nada de como funciona la nueva máquina de recortar, a ver si le ayudo mañana cuando vaya a trabajar.

Pero y esos otros detalles silenciosos y llenos de ternura. Una mano sobre el hombro, al caminar por la calle, esas bolsas que pesan tanto, déjame yo las llevo, bueno vale pues repartamos a medias.
Déjame que te sirva la carne ¿quieres un poco de puré? Te preparo un café?. Una flor para ella, aunque sea sencilla. Una llamada para él un poco pícara, mientras está en la oficina. Qué bonitos gallumbos, le compraré un par. Niña, que guapa estás hoy con ese vestido!.

En fin. Hay muchos más detalles y desde luego mucho más importantes que estos. Pero hoy quería nombrar solo a los sencillos, a los que cuestan tan poco, a los de diario, diríamos, a los que nos hacen agradable la vida.

Por eso se llaman pequeños detalles.

No hay comentarios: