martes

Hoy cumplo un año


Me dejo llorar, no con lágrimas, pero lloro por dentro y no sé porqué me siento triste. O a lo mejor no es tristeza sino una emoción profunda por la fecha y los recuerdos. Hoy hace un año que nací. Sí, no me ha dado un yuyu, nací de nuevo, me dieron otra oportunidad y aún así creo que no he aprendido nada.

Allí en aquel cuadrado entre agujas y cables, en medio del silencio de la noche larga yo me decía que tenía que volver para ser diferente y me dieron la oportunidad y no sé si he cambiado. Algo aprendí y es que uno puede morirse y no darse cuenta. Es como si te timaran, te quedas ahí sentada y todo es nada. Nada. Pero yo tuve suerte. A base de calambrazos con el desfibrilador volví, más que nada porque me estaban haciendo daño cada vez que me golpeaban. Les miré agradecida; ellos sudaban y se apuraban pensando que la atracción de la muerte era mayor que mi deseo de vivir. Yo les seguía mirando entre ida y vuelta, porque no estaba muy segura en que lado quería quedarme.

Me gustaría decir que yo vi el pasillo de luz y que al fondo me esperaba un seráfico personaje de barba blanca. Pero la verdad es que no vi nada; puede que no me diera tiempo y que me quedara en la entrada, sin decidirme a dar el paso definitivo, dudando, como siempre. Y allí no te dan una demostración de lo que hay más adentro, para que puedas elegir quedarte o volver sin influencias.

Y ahora, después de un año, dicen que hay que olvidarlo y que no piense en ello. Y yo lo olvido y lo recuerdo, es algo extraño, no quiero olvidar que la vida me quiere y me ha dado la oportunidad de no dejarla y a la vez tampoco quiero hacer de esto la razón de mi vida.

Por eso hoy celebraré que cumplo un año, en esta especie de tristeza profunda que me llena el corazón y la alegría de saberme viva.

6 comentarios:

Isabel Martínez Barquero dijo...

Brindo contigo, por tu vuelta, por tu decisión de estar de este lado. Espero hacerlo durante muchos más.
Un beso enorme.

Rosg dijo...

Muchas gracias Isabel por estar aquí cuando es preciso. Otro beso.

Mayte dijo...

Si la vida te dá otra oportunidad, és porque realmente este mundo necesita de tu presencia, y porque aún quedan cosas maravillosas que has de vivir.
Felicidades Rosg!!!

Luis dijo...

Rosg. no sabes cuanto me alegro de que en aquella barra de equilibrio en la que estuviste subida en aquellos dias, tu deseo de vivir hiciera que te deslizases para el lado de la vida.
Gracias por seguir ente nosotros

Iker dijo...

Hola Rosg...me tienes fascinado con tus reflexiones...te conozco desde que era un niño...¡Ánimo y gracias por compartir el blog!

Rosg dijo...

Hola Iker, bienvenido ... a mi tambien me hace gracia verte aquí, pero ya se sabe que la Red es un pañuelo. !Cómo se ha pasado el tiempo! y ya sois padres de familia!!