miércoles

La pregunta




¿Quién me va a querer a mí? Me decía Lucía con los ojos arrasados en lágrimas hace apenas tres años y yo no sabía qué decirle. Le hubiera contado algunas cosas que pensaba sobre Carlos, pero no me habría entendido. Y es que ella, a pesar de todo aún le seguía queriendo. Todo el mundo te quiere, Lucía, le dije yo y era verdad. Quiérete tú también un poco.

Estuve a punto de tirar la toalla, no había una sola palabra que le consolara, solo recordaba los momentos felices que había pasado con él y olvidaba todas las lágrimas que había derramado a lo largo de los diez años que había durado su relación. Así que llegó un momento en que cambiaba de conversación cuando ella volvía una y otra vez a tratar el asunto.

Luego, por motivos personales, tuve que irme de la ciudad y no volvimos a hablar, salvo por teléfono de vez en cuando. Parecía que estaba mejor, poco a poco sus conversaciones dejaron de tratar de pasado y pasaron a hablar de presente. Yo estaba encantada de ello, pero mi trabajo no me dejaba un minuto libre y la verdad es que dejé de preocuparme por ella.

He vuelto a la ciudad y mi primera llamada ha sido para saber qué es de su vida y cómo se encuentra y resulta que está más guapa que nunca y totalmente enamorada e ilusionada de un hombre encantador que parece quererla de verdad. Estoy encantada. Creo que son dos personas felices y espero que les dure. Siempre hay alguien que nos quiere o nos querrá en un momento dado de nuestra vida. Así son las cosas y para saberlo solo hay que vivir cada etapa, aprovecharla y cuando acabe esperar a la próxima, pues antes o después llegará.

No hay comentarios: