sábado

Vivir contigo




Yo quiero vivir contigo, pero no pasar la vida contigo. Sólo levantarme por la mañana y oir que la ducha gotea y saber que estas ahí. Cuando te vas, e incluso estás tan lejos, saber que aún sigues conmigo. Quiero pelearme por cualquier cosa, llevarte la contraria para que frunzas el ceño y me mires con ojos feroces. Porque quiero encontrar la manera de devolver la sonrisa a tus labios y llevarte conmigo al rincón ese tan fresco donde me cuentas historias, mientras repasas mis pecas y adivinas si hay alguna nueva.

No vengas hoy si crees que no encontrarás aquí lo que deseas. Pero yo te esperaré con la música sonando en la oscuridad de la tarde de invierno. Yo la oigo mirando las nubes corriendo en el cielo y sabiéndo que estás tan cerca que si pienso un poco en tí, aparecerás de pronto en la puerta de la sala y me dirás que algo te ha traído aquí.

Me gusta vivir contigo, porque puedo saber qué eres y yo soy y sin embargo no necesito tenerte sentado frente a mí en todo instante para sentir tu presencia conmigo. Y conozco cada arruga de tu frente y cada inflexión de tu voz; sé que te gusta el pan no demasiado tostado y la mermelada de fresa y que si toco ese lugar secreto, reaccionarás al instante si te deseo. No sé como puedo querer vivir contigo, cuando sé que te quiero más cuando soy libre y tu lo eres, que me gusta pasear por los caminos, en las mañanas frescas, respirando a mi ritmo y admirando la perfección del paisaje. Pero libre como soy tú siempre me acompañas. Es algo así como una enfermedad imposible de sanar. Cuanto más lejos más te acercas, tú conoces el camino y lo recorres y yo dejo mi puerta abierta, por si vienes.

Me gusta vivir contigo. Trabajar y mirarte por encima de las gafas y verte, como un niño con el pelo revuelto y los calcetines, negros por las plantas de andar descalzo por la casa. Tú que ya peinas canas en tu pelo, yo que te ofrezco una copa de vino rojo, para que te sientes a mi lado a ver caer la noche. Tranquilamente.

3 comentarios:

Antonio Aragues dijo...

Serenidad, plenitud y libertad.
¡Tan difíciles de alcanzar!
Besos

mariajesusparadela dijo...

Una hermosa manera de vivir con alguien.

Paloma Corrales dijo...

Coincido con Antonio, se desprende una bella y madura serenidad de tus letras no exenta de sabiduría.

Un beso.