martes

Coraje infantil




Ayer hacia una tarde preciosa, soleada y cálida y fuí a buscar a mi niño a la salida del colegio; me encanta hacerlo porque se pone muy contento cuando me ve y yo paso un rato muy feliz.

Siempre me pide ir a un jardín cercano que tiene de esos columpios con toboganes, cuerdas y escaleras y yo le llevo encantada. Lo que a el realmente le gusta es jugar al futbol, pero cuando se cansa de hacerlo siempre se acerca a ese lugar y sube y baja por el tobogán al revés de como uno espera que lo haga...osea trepando por la rampa para deslizarse.

Había muchísimos niños. Yo sentada enfrente me dedicaba a observarles. Entre todos ellos habia una niña preciosa, de unos 4 años aproximadamente, y parecía tener poliomlitis o alguna otra cosa similar, asi que andaba con bastante dificultad arrastrando una de sus piernas. Su madre estaba allí sentada como yo, observandola.

La niña intentaba subir por el tobogán, de la misma manera que los demás, osea por la rampa. Pero todos sus intentos fallaban .... algún otro niño se ponía en medio y ella perdía el equilibrio y se caia.

Lo intentó unas cuantas veces. Yo la miraba a ella y también a su madre. Esta miraba a su hija llena de ansiedad, con todo su cuerpo deseando salir corriendo para ayudarla y sin embargo permanecía quieta en su sitio, sonriendo.
La niña decidió desistir, se refugió en un rincón de los columpios y permaneció alli un poco consternada.

Su madre seguía mirándola ... pero no se movía.

Al poco, aquella zona fue despejándose de niños; como los pájaros en bandadas, se habian ido a jugar a otro sitio.

La niña entonces volvió a acercarse al tobogán...empezó a treparlo poco a poco y después de un gran esfuerzo...llegó hasta arriba. Su cara fue tan, no se como explicarlo, estaba tan feliz que aún me emociono al recordarlo. Y su madre, la miraba con tanto amor, la sonrisa de oreja a oreja, tan contenta....

Pasó allí un rato grande, subiendo y bajando, sabiendo que podía tardar un poco más, que le podía costar un poco más, pero que ella era capaz de hacerlo.

2 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Qué precioso instante nos traes, qué maravilla es observar y captar que la mayoría de los seres que consideramos "inferiores" sólo son diferentes y mucho, muchísimo mejores.

Besazo.

Xocas dijo...

Ay de aquel que no sepa del valor del esfuerzo, penita me da.
El video de la Sordo, genial. La segunda parte se parecía batante a otro que conocerás de un juez que no recuerdo como se llama.
Y como ella decía, qué importante es el humor para poder tragarse ciertas cosas de nuestro comportamiento.

Muxus! Recuerdos a J.