domingo

Mar (Como decía Alberti)



Así te veo, mar, como un pájaro libre que se mueve al impulso de los vientos, dejando viajar tus aguas entre suaves vaivenes, ojalá, mar, jamás hubieran querido aprisionarte entre moles de cemento y herir tus arenas con paseos y piedra.



Quiero mirarte, mar, y saber que acaricias en las mañanas tranquilas, las suaves colinas de tus arenales, como una lengua húmeda paseando por el cuerpo de una reina.
Espuma blanca y destellos de plata entre el sonido amenazante de las olas.



Y yo sé, mar, que tú deseas navegar tu estela libre, abierta al horizonte, caliente por los rayos del sol e iluminada en las noches de luna. Quiero, mar, sumergirme en tus aguas y saber que son claras y con aroma a salitre y poder mirar desde el horizonte a las arenas doradas y verlas limpias de cualquier cosa que no te pertenezca.



Esta noche, mar, cuando las nubes se escondan y el sol enrojezca el cielo, yo seré feliz caminando por tu orilla, arrullada por el sonido acompasado de tus olas, en paz conmigo misma y sabiendo que tu y yo somos parte del misterio de la vida.

5 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Y sabiendo también que la mar y tu, aun queriendo ser libres, estais sujetas al imperioso horario de las mareas, irremediablemente.

salvadorpliego dijo...

Preciosos estos diálogos con el mar. Me gustaron.
Del mar se aprende mucho.

Un placer leerte.

MURIOLAMAGIA dijo...

Llego desde otro blog como casi siempre ocurre y..quedo encantado con lo que leo tanto que... si no te opones...seguiré leyendo con tranquilidad.

Mi mejor sonrisa para ti.

Rosg dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Estoy encantada de que leais mi blog. Un beso.

Amadeus dijo...

Solo atino a decirte que es una maravilla de oda a la libertad.