sábado



.... Y en medio de aquella desolación, llegó la primavera y el pobre árbol, apenas podía sujetar su fruto .... alzó sus ramas hacia el cielo, lo más alto que pudo y alumbró, de nuevo, al hombre ...

2 comentarios:

mariajesusparadela dijo...

Hasta que se canse de sostenernos y alimentarnos; de mostrarnos la primavera cada año, llenándonos de belleza. Hasta que, aburrido de nuestro maltrato, decida irse, desaparecer...

Qué preciosidad de escrito.

Rosg dijo...

Gracias Mª Jesus, como siempre. Espero que por fin comprendamos lo que NO tenemos que hacer, antes de que sea demasiado tarde.

Que pases un feliz domingo. Un beso.