jueves

Aquella casa





Ya sé que vas a decirme que esto que te cuento es un lugar común, una de esas cosas que se cuentan y que circulan por ahí. Y tienes toda la razón. Pero hay cosas que nos dicen y no les prestamos atención y muchas veces nos vendría bien hacerlo porque son,casi siempre, un buen motivo de reflexión. De todos modos, yo te lo dejo aquí y tú decides si te apetece leerlo o no. A mi me gusta. Ya me dirás después tú si a ti también:

Felix Cantero era el dueño del mejor comercio del pueblo y un día entró en su tienda John Silver , ese escritor que decían era famoso y que se había quedado a vivir allí para estar tranquilo.

- Verá D. John, quisiera vender mi casa, que Vd. ya conoce, y le agradecería que me ayudara con los anuncios que quiero poner en la prensa.

Silver sacó una libretilla y un lápiz de su bolsillo y escribió:

" Se vende encantadora propiedad, donde cantan los pájaros al amanecer en las extensas arboledas. Rodeada por las cristalinas aguas de un lindo riachelo. La casa, bañada por el sol naciente, ofrece la sombra tranquila de las tardes en el balcón".

Tiempo después el escritor se encontró con el comerciante y le preguntó si ya había vendido la casa.

- No, no - le dijo el comerciante - me olvidé del tema después de leer el anuncio, cuando me di cuenta de la maravilla que yo tenía.

Vale, yo sólo te digo que pienses un poco en ello después de haberlo leído.

1 comentario:

mariajesusparadela dijo...

Vaya, yo también tengo una casa así.