jueves

RINCON SECRETO




Hay un rincón secreto al que nadie, solo nosotros, accede, ese en el que guardamos las penas que no queremos compartir con nadie. A veces allí se esconden aquellos recuerdos que en realidad no queremos recordar y la luz lo ilumina cuando las cosas que guardamos en él son esas que nos llenaron de felicidad algún día. Es como una cuenta de ahorros a la que poder recurrir en los momentos en que nos asalta la nostalgia, en esos días en los que nos dejó la dicha o nos sentimos solos, incluso aunque seamos medianamente felices.

Un rincón de terciopelo y sombras, de velas encendidas, de misterio, de secretos, de besos soñados, de palabras dichas y de otras que quedaron por decir, músicas que nos emocionan, que nos llevan hacia ensoñaciones y se asocian a momentos inolvidables, sonidos reservados para los oidos justos, consignas personales que desatan mareas de pasiones. Alguna lágrima, humedad incontrolada, los suspiros por las ausencias, los de plenitud, los de tristeza.

Hay un rincón secreto, personal e intransferible que contiene las experiencias de la vida, arca cerrada para los ojos ajenos, caja de los truenos, cajita de música, depósito de flores marchitas, bitolas, mechones, suspiros, lágrimas, besos .....

1 comentario:

mariajesusparadela dijo...

Hermosa, siempre. A veces dolorosa y a veces feliz.