sábado

PALABRAS QUE VUELAN





Mis palabras vuelan, brotan sin pedir permiso, se van formando en lo más profundo de mi mente y poco a poco forman frases que luego quieren nacer y me piden permiso para volar.

Levantan el vuelo por sí mismas, como locas que no saben a donde se dirigen, se encaminan por el aire en dirección desconocida en busca de ojos hambrientos de palabras nuevas, creyendo, inocentes, que llamarán su atención y despertarán su curiosidad para ser leídas.

Mis palabras no tienen dueño, son libres y van y vienen cuando y a donde quieren, a veces pareciera que no dicen nada y llevan dentro de ellas mismas un secreto destino y en otras ocasiones cuentan historias muy tristes de amores traicionados de enamorados ardientes, de soles de la mañana, de noches solitarias de tantas cosas que, como son independientes, no tienen destinatario y sin embargo son para tí, para tí sí, cuando consigues cazarlas cuando van volando, cuando te detienes y las contemplas, cuando decides leerlas.

Mis palabras vuelan, son cometas atadas a la cuerda de mi mente que parten solitarias y libres, buscando su destino.

Rosg.

No hay comentarios: