viernes

Blanca se pregunta



Blanca se preguntó aquella mañana si merecía la pena seguir aparentando calma. Si podría por fin salir al mundo y gritar a voces sin que nadie se sobresaltase, sin revolucionar las vidas ajenas, sin dar la impresión de que algo funcionaba mal en su cabeza. Le dió vueltas a la idea dándose cuenta de que, ni ella misma se iba a permitir hacerlo, que había que seguir viviendo como gira el mundo, como las olas van y vienen, como sale el sol de dia y la luna de noche .... como se esperaba de ella. Como siempre.

1 comentario:

secretpath dijo...

y la calma que inventa a cada momento en beneficio de lo cotidiano
empapa
de nuevo
esa mirada que ya esconde el filo del
desengaño
para qué mover el eje del mundo
si el mundo no nos mueve