viernes

EVIDENCIA



No hay duda de que estamos inmersos en una crisis que no sólo es económica sino social y de costumbres etc. Hay muchas cosas que nos lo recuerdan a diario, y muchas personas que la están sufriendo en sus vidas personales, algunas de manera muy dura. Cada vez podemos apreciar más que el bienestar se reparte entre menos y las penurias y la inseguridad toca a más.

Hay algo que podemos ver solo con salir a la calle a dar un paseo o resolver nuestros asuntos, es algo que supongo que sucede en todas las ciudades y posiblemente en muchos pueblos. Lonjas de viejos comercios de toda la vida o de otros que se abrieron no hace demasiado, cerradas a cal y canto y no sólo eso, sino además con sus cristaleras llenas de polvo, suciedad y carteles pegados, unos viejos y arrancados ya, de los que quedan retazos, como pobres señales de ofertas y demandas que ya pasaron de moda, muestra de lo efímero, y otros en los que el local se ofrece a la venta o en alquiler y todo ello impregnados de cien manchas de no se sabe qué y tanto polvo que no podría borrarse ni con litros y litros de agua.

Si ya es triste ver desaparecer comercios que fueron testigos de nuestro paso por la vida, más lo es esta especie de ruina, que se aprecia en esa suciedad y dejadez que los adorna. Y es además la imagen más clara de la crisis económica que nos ha invadido y no nos deja aún. De nada le serviría al político de turno negar la evidencia, diciendo que no es para tanto y que vamos camino de salir de esta ruina generalizada. La evidencia está ahí. Y no nos queda más remedio que verla según salimos a la calle.

Rosg.

No hay comentarios: