martes

GRANADA



Como la sangre encendida
cremosa y tibia
en un suspiro escondida
la pena.
Y entre el naranja y el blanco
luminoso y claro,
el deseo.
Entre los dedos oculto
el temblor
de una caricia deseando brotar
ahora, pronto, ya.
Vehemente y alocado,
dulcemente tierno
deseo de amar.

Ros\zb

1 comentario:

Paloma dijo...

Ane, qué preciosidad de poema. Ritmo, vida.

Me ha encantado!

Aprovecho para comunicarte que tienes un premio-juego en mi blog. Espero que sea de tu agrado y participes.

Besos, txiki.