martes

LLUEVE

Está tan gris y oscuro que da la sensación de que aún no ha amanecido. Incluso diría que hace frío. No para de llover y ademas sopla una brisa que podría ser viento. Esta es una mañana de esas en las que el clima arrastra a una cierta melancolía; la gente camina deprisa ocupada en mantener la compostura, una cierta dignidad entre la ropa que vuela, el pelo que se alborota y el paraguas dispuesto a voltearse al primer embite.

Comienza a ganarme la morriña y no estoy dispuesta. Pienso tranquilamente en las cosas agradables que un día como el de hoy pueden proporcionarme, o nos ... por que vale para casi todos.

Si llueve se llenarán los pantanos; bueno los nuestros estan a tope, por lo que se ve, pero será bueno para el campo. Las calles se limpiarán del todo y el ambiente tambien de la contaminación. !Que bien se está en casa cuando llueve! o también ... que bonitos paseos puede uno darse por la rivera de la ría viendo las gotas traspasar la hondura del agua. Cuando llueve las plantas y los árboles brillan como recien encerados. La gente camina escondida bajo el paraguas, así esa conocida charlatana no me ha visto al pasar y puedo seguir andando sin peligro a una hora parada en medio de la acera.

Cuando abrimos el paraguas puedo acercarme a ti tanto que siento tu calor. Y tu necesitas pasar tu brazo por mi hombro para evitar que me moje. Entrar en un café, sacudir el paraguas antes y tambien la chaqueta al sentarse en la mesita y pedir un café y el periodico, contemplar desde dentro el mal tiempo fuera.

Dejarse llevar por los sueños, saborear el café, observar el viaje de vértigo de la gota de agua pegada al crital, descendiendo inevitablemente hasta el abismo de la repisa de granito. Poner alas a esos sueños y desaparecer del mundo real para bucear en el fantastico de la imaginación.

Retornar a la realidad con el corazon lleno de la belleza que proporcionan las cosas sencillas que no piden precio material, las que se encuentran al alcance de todos y dejamos pasar ocupados en las urgencias de la vida diaria.

Miro a las nubes grises que corren aceleradas por el cielo, la bruma que la lluvia levanta sobre las lomas verdes y húmedas, lucho contra el viento aferrada a mi paraguas como a un salvavidas y camino a la realidad recuerdo que en algun momento dado, no sé concretamente cual ..... la lluvia ha mojado mis alas y ya .... no puedo volar.

ZB\

No hay comentarios: