martes

LA MAQUINA INFERNAL

Algunos dias me gusta tomarme el café de la mañana con alguna amiga. O puede que con mi marido, si hay suerte y dispone de tiempo. Levantarme y salir a la calle casi enseguida es un placer sencillo pero que pocas veces puedo disfrutar. Si me paro un poco siempre encuentro algo que hacer y al final acabo liada.

El caso es que el otro día salió una mañana preciosa y nos preparamos y directamente bajamos a tomar el café a un barcito coqueto que hay cerca de casa. No sé en otras ciudades, pero en la mía han ampliado todas las aceras y las han llenado de árboles (nuestro alcalde debe ser fanático de los arboles), las calzadas son para un coche solo en una dirección y una fila de aparcados. Total que hay espacio de sobra para pasear.

La dueña del bar del que hablo, en cuanto sale un poco el sol saca las mesitas y las sillas a la calle y coloca una terraza en la que se esta de maravilla. Y eso hizo el otro día y nosotros nos sentamos alli tranquilamente a tomar nuestra tostadita con el café y a echar una ojeada al periodico. De vez en cuando algun comentario sobre las noticias, un poco de silencio relajante, alguna miradita a quienes pasan por la acera y algunos saludos matinales, por que vivimos aqui hace tiempo y muchos nos conocemos ya.

En medio de este relax senti un ruido familiar allá a lo lejos .... es un ruido que me molesta enormemente pero quien lo produce aún me molesta mas. Hay días que pienso que me compraría un bulldoger (o como se escriba), solo para hacerle la guerra.

Levanto la vista de mi periodico y alli que la veo venir, despacito pero sin ninguna pausa .... toda de color verde, con sus cepillos redondos girando sin cesar y echando chorritos de agua a diestro y siniestro. Es como una apisonadora .... no mira por donde pasa, bueno el que no mira es el operario que la conduce; sigue avanzando contra viento y marea, recogiendo un papel aqui .... un chicle pegado al suelo allá .... y como digo dejandolo todo mojado con un agua que !menos mal! huele a limpio. Como no te quites tu ..... ella no se aparta. Ya puedes salir corriendo por que ella sin ninguna piedad viene detrás sin apretar el ritmo, pero sin detenerse ni un segundo.

Así que metimos las sillas hacia dentro y pusimos los pies en alto: -Esta vez yo no me muevo- le dije a mi marido-- Pues yo tampoco- me dijo él. Y así de esa guisa nos miramos y nos entró la risa a ambos.

Una señora, con su cachaba alzada en son amenazador, apuntaba hacia la maquina infernal y apretaba el paso todo lo que podía .... la maquina seguía su marcha sin inmutarse .....

Aún se escuchaba su ruido al fondo de la calle cuando le di el ultimo sorbo al café.
- Yo creo que me persigue - dije - me la encuentro por todos lados.

- Mujer - me dice él - no será siempre la misma .....

Pues mira, yo creo que sí, que es la misma, la que me han adjudicado. Por que me parece que todos tenemos una. ¿O no os la habeis encontrado nunca cuando vais paseando por las calles de vuestra ciudad?.

ZB\

No hay comentarios: