domingo

UNA LLAMADA

He oido tu voz y una vez mas el corazon ha dado un vuelco y mi cabeza se ha puesto alerta. Hacía ya .... no tanto tiempo, pero para mí un siglo entero.

Estás tan lejos .... Todo lo que me has contado resonaba en mi cabeza como un eco lejano y se iba grabando para luego volverlo a escuchar despacito y saboreandolo.

Es dificil, a veces, la vida. Nos lleva por caminos que escogemos libremente en unas ocasiones y en otras sin quedarnos mas remedio. Tu has tenido mitad y mitad. O era éso o no había forma de terminar lo que habias comenzado con tanta ilusión.

De mientras los dias y los meses pasan. Yo los veo pasar tan rápidamente que hay veces que me sorprendo cuando me doy cuenta de éllo. Ya ha pasado un año y a pesar de lo duro de la ausencia, volaron todos los días apremiados por las cosas terrenales siempre urgentes.

Dices que hay veces que te asaltan las dudas y un poco la desconfianza, que tal vez no mereció la pena tanto sacrificio, que estamos perdiendo un tiempo precioso con esta lejanía. Yo, a veces, nado entre esas inquietudes .... añoro tu presencia y dudo. Cuando te oigo la voz y la siento alegre, me asalta la idea de quién alegrará tus días. Si por el contrario es triste, la punzada de la pena llena mi corazón por la desdicha que adivino.

Pero así es la vida y los tiempos de la melancolía parecen sepultados entre los restos de otras épocas. Somos gente del presente ... casi diría yo que del futuro. Nos toca acomodarnos a las distancias. Disfrutar de la velocidad con que transcurre todo hoy en día. Un vuelo rápido, un tren veloz, un furtivo abrazo, miradas a traves de una pantalla, palabras metálicas que llegan de la lejanía. Y saber que hay cosas que carecen de importancia y pasan pronto y otras que nunca pasarán por que son las verdaderas.

ZB\

No hay comentarios: