jueves

TIEMPO DETENTE

Saltan por el aire esos pequeños plumeros
que se van volando como ligeras mariposas
dando vueltas sobre si mismos hasta desaparecer
en la soledad de la tarde, los veo volar
con los ojos entrecerrados y sintiendo la brisa
que penetra por las aletas de mi nariz
y se adentra hasta mis pulmones hambrientos
del puro aire de la noche que se acerca.

Miro abstraida como los mosquitos pegajosos
se acercan a la luz blanquecina del farol,
con cristales opacos por el polvo, de la esquina;
revolotean como hipnotizados por el brillo
olvidados del peligro al que se acercan
sus alas, delicadas y transparentes, brillantes
en el aire de la noche clara y estrellada.

Todo permanece quieto, un mundo bulle lejos
donde las aguas frias revolotean bajo el puente,
los patos descansan con su cabeza bajo el ala
y por el callejon oscuro de la trasera de la casa
un risa alegre se deja oir al paso de dos jovenes
enamorados que se abrazan y corren alegremente,
excitados, vivos, camino de la casa mas cercana.

Cuento estrellas en el cielo, veo a la luna que
por fin asoma sobre la vieja torre su blanca cara,
reposo mi cabeza en tu hombro, vuelvo a mirarte
y sin decir nada suspiro por que el tiempo pasa
y pasa y no quiero que nada modifique el instante
que ahora disfrutamos, por que la vida es dura
y puede que todo esto no se repita mañana.

ZB\

No hay comentarios: