jueves

RATON PEREZ

Raton Perez
Agarradito de la mano de su madre subio en el ascensor, bien tapado con su bufanda granate y sus guantes a juego. Hacia mucho frio en la calle, pero iban a ver a su aitite (abuelo) que estaba malito. La casa olia raro, y ademas casi no se veia. No era la casa que el recordaba de hacia poco, cuando iban a comer en los domingos y podia jugar por el largo pasillo sin que nadie le riñera. Entonces fue cuando comprendio que algo pasaba realmente. Pero era tan pequeño que no pudo pararse dos minutos en este pensamiento.

Cuando le hubieron quitado la ropa de abrigo y su amama (abuela) le dio todos los besos de rigor se fue corriendo hasta el cuarto de aitite, pues sabia que estaba en la cama.

Entro corriendo y freno en seco. Estaba algo oscuro y al principio no veia nada. Luego lo vio. No parecia él y se quedo desconcertado. Estaba palido y tenia los ojos cerrados, ademas daba la sensacion de que hubiera adelgazado. El no llegaba a estas profundidades, solo sabia que estaba raro. Le toco con mucho cuidado la mano que reposaba sobre la colcha blanca : - Aitite egunon .... duermes?. . Txikia.... biotza .... dijo el hombre con una voz ronca. Tambien eso era nuevo, penso el niño.
Se sento al borde de la cama y siguio con su mano entre la del hombre.

Como hacian otras veces intento hacer cosquillas en el hueco de aquella mano palida ...."si te pica la pulga ... arráscatela".... solia decirle él.

De pronto los ojos del niño vieron, sobre la mesilla en un vaso grande con agua algo .....¿que era aquello? parecian unos dientes..... Miro de nuevo acercandose .... pues si ... lo eran. Volvio a la cama y dijo : aitite abre la boca.
El abuelo lo miro sorprendido y una sonrisa se dibujo en su cara : ¿para que?. Pero ya estaba hecho, el niño habia visto que, en efecto, el abuelo habia perdido todos sus dientes.

- Tomo de nuevo su mano, esta vez con mas cariño si cabe y acercandose mucho a él el niño le dijo: Aitite, no te preocupes ... volveran a salirte, como a mi .... te salen de nuevo todos .... y mas grandes y mejores. Y asi ... pon los dientes debajo de la almohada ... no los dejes ahi. El Ratoncito Perez te traera algo. A mi me trajo por los mios asi que a ti tambien.

Era una lagrima emocionada o era algo asi que la risa hacia brotar de sus ojos? ..... !Benditos niños! pensó ..... por que no seremos asi siempre?.

ZB\

No hay comentarios: