lunes

ENTRE LA NIEBLA

Algunos dias nacen con ideas propias: tu te levantas tranquilamente e inicias las tareas diarias con la rutina de siempre, pero ... es algo así como esa niebla que en los dias frios de invierno vemos bajar por la laderas del monte o por los campos llanos, e incluso tambien por las calles mas alejadas de la ciudad; pegajosa, húmeda y que lo envuelve todo con esa especie de humo grisaceo ... pues así es eso de lo que hablaba que hay dias que, sin saber por qué nos aprisiona medio fuerte, medio flojo .... solemos llamarlo tristeza, pero no creo que sea solo éso. Tiene mezcla de nostalgia, de algun deseo no nombrado, de remembranza, de melancolía y ensoñación ... y ahi nos quedamos como pasmados sin saber bien si sacudirnos esa manera de estar y recobrarnos o si seguir en éllo y recrearnos incluso por que es como volar por un sueño que no sabemos de donde ha surgido y que tampoco sabemos a donde nos lleva.

Cuando tenemos un día así, vamos pasando todas las horas como en trance; seguimos siendo nosotros mismos pero no estamos en nosotros si no veinte pasos por delante ... o tal vez por detras, no estoy segura. Cualquier gesto ajeno cobra significados que seguramente no tiene, y así podemos magnificarlo o nos puede hundir aún más en esa melancolía triste, medio de victima, medio de martir.

Miramos con cierta envidia a una pareja que nos cruza tomados de la mano. O necesitamos de manera perentoria que alguien nos tome la cabeza entre sus manos y mirándonos a los ojos nos diga que somos lo mejor que le ha pasado en su vida. No importa que luego, todo seguido, nos pregunte que vamos a poner para cenar. Durante ese segundo, con esas palabras, nos hemos sentido en el centro de una nube que nos envuelve en su vapor.

Dias así son un regalo, sobre todo si no te los tomas demasiado en serio. Durante unas horas somos una especie de Madame de la Filledebois (puro invento) viviendo un culebrón venezolano; el mundo es un lugar entre nebulosas, donde nosotros somos protagonistas de algo mas que una vida rutinaria, todo lo que soñamos ser nos parece aun posible, una especie de brío nuevo nos llena, nos vemos escalando las mas altas cimas .... somos el centro del universo. Dura lo que un suspiro. Luego todo vuelve a su ser. Y nosotros continuamos en nuestra acomodada (acomodaticia) vida, con una sonrisa beatífica y un suspiro profundo que nos devuelve a la realidad mas real.

Mirando a nuestro entorno, la vida real que nos toca tampoco es tan mala. No hay mas que fijarse un poco en la que les toca a otros muchos. Y realmente tampoco es que hayamos hecho méritos especiales para merecernosla. Así que demos gracias y no hagamos tonterias. ... no sea que .....

No hay comentarios: