jueves

EL GATO DEL ALFEIZAR

El gato estaba allí sentado en el alfeizar de la ventana absolutamente tranquilo.Sus ojos fijos en los mios, eran todo un misterio de profundidad y sin embargo carecian de todo sentimiento, o al menos eso me parecía a mi.

A los dos minutos, con total desprecio hacia mi persona, se dió la vuelta y siguió mirando, esta vez hacia el interior de la vivienda.
Pendía de aquel estrecho espacio como si de un momento a otro fuera a caer desde lo alto y estrellarse en el suelo. Al menos esa era mi impresion.

Ya iba a irme cuando le vi encresparse todo, alzandose de su comoda postura, arqueando su lomo y erizando su pelo y con cara de muy pocos amigos enseñarle los dientes a otro gato que acababa de llegar bajando del tejado ...... Durante un corto espacio ambos se midieron mirandose fijamente .... enseñándose los dientes y lanzando bufidos amenazadores .... Finalmente el visitante decidió dar la media vuelta e irse.

Mi gato del alfeizar se estiró cuan largo era, perezosamente, me miró casi con desprecio y con toda tranquilidad, penetro por la ventana semiabierta desapareciendo detras de las cortinas

ZB\

No hay comentarios: