viernes

CASUALIDAD

No fué por casualidad, cuando entró en los servicios del polideportivo, no fué por casualidad que viera las paredes y la puerta pintadas de mil colores y mil mensajes distintos, no fué la casualidad, si no un impulso incontrolable lo que le llevó a marcar un hueco vacio con las palabras mágicas: ANTONIO AMA A MERCEDES. Rojas como faros en la noche brillaban entre las demas por nuevas: antonio ama a mercedes.

Ella hacia tiempo que había dejado de formar parte de su vida, y él se sintió un poco tonto y un poco loco por hacer una cosa como aquella. Volvió a mirar las letras que sobresalían, pensó, sobre las demás: antonio AMA a mercedes ... si, aún.

La otra tarde, por casualidad, un jovencito entraba en el servicio y alli sentado leia distraidamente las frases, algunas de poco gusto, escritas en las paredes y entre ellas aquella que sobresalía en tinta roja: ANTONIO AMA A MERCEDES, una declaracion de amor en toda regla,- será gilipollas - se dijo - ¿y a quién le importa?.

Y llevado de la mediocridad de la vida a ras de suelo, se olvidó de imaginar la historia que podría esconderse detras de aquellas palabras, o de inventarse una propia. En su vida no había lugar para ensoñaciones.

ZB\

No hay comentarios: