domingo

ARRUGAS




Hay niña, mi dulce tormento
Acabaremos acaso rindiéndonos
Amándonos por cansancio
U odiándonos con recelo

Llegara el día que andando de la mano
Nos demos cuenta que no sabemos
si nuestras manos son las mismas
con las que nos acariciábamos entre sueños

Hay mi niña de una vida y más
Llegara un día que ya no te diga
Que no dudes de mí
Que sepa que ya no dudaras
Llegara un día que ya no me calle
Cuando me haces la misma pregunta en mil modos distintos
Y al ver en tus ojos cristales
Entenderé la diferencia entre una excusa y un motivo

Hay niña de mi vida
Cuando estemos por irnos
Déjame verte de nuevo
Y poder repasar las arrugas en tu rostro
caer en cuenta que se marcan mas cuando sonríes
que la vida nos ha marcado, por haber sido tan felices

Hermann

No hay comentarios: